martes, 30 de mayo de 2017

Fin de semana 周末





Autopista Zaragoza Bilbao anocheciendo
Anochecer en carretera


Este fin de semana he estado en la tierra que me vio nacer hace ya 53 años, siempre que voy a Bilbao cuando estoy  llegando,según el paisaje va cambiando, me entra un gusanillo en el estomago , no se si es la tierra que me llama o los recuerdos de los riquisimos pintxos  y también de los malos momentos vividos hace muchos años.
No se si son los recuerdos o los temores del futuro




San ignacio


El barrio se hace mayor y las calles se llenan de bancos para que las amigas se junten a charlar.
 No se si cambia o no cambia, las vistas desde la ventana de la casa de mi padre ha cambiado, todas esas casas eran paredes de cemento gris y triste 
y ahora tienen ese alegre colorido, bueno mas que alegre, me parece señorial,
El viaje tenia cómo primera meta asistir a la boda de un familiar muy querido


Y así dio comienzo...

fachada del asador iturgitxi en guetxo

Y fuimos gratamente sorprendidos con un sitio realmente precioso y bien cuidado


adornado con muchos detalles que le dan encanto al sitio pero lo que mas me sorprendió a mi en particular fue...


Los divinos zapatos de la novia, toda ella estaba divina, pero los zapatos me enamoraron


El sitio donde nos sirvieron el aperitivo al llegar al mediodía y por la noche la barra y el baile hasta que ya no podíamos con el alma, 
 Lo pasamos super bien, comimos de lujo y bebimos lo que quisimos ...algunos mas que otros.

Pero el fin de semana sigue y Bilbao tiene mucho donde pasar el tiempo 


estanque de los patos del parque
Parque de los patos


Fachada principal del Teatro Arriaga
Teatro Arriaga





Preciosos arcos de entrada a la plaza
Entrada a la Plaza nueva
   Y mucho mas pero que ahora no tengo tiempo de subir fotos, Podemos ver una cada vez mas bonita ria con preciosos paseos y parques, el gran museo Guggenheim, el puente colgante de portugalete, puedes subir a Artxanda y disfrutar de unas bonitas vistas...y en fin debe ser  que en el fondo Bilbao me gusta mucho, y solo con pasear Bilbao ya es bonito de ver es donde nací y me crié y mucho me temo, que de verdad la tierra debe tirar.

Y el fin de semana acabó después de comer muchos y muy sabrosos pintxos y de  beber mas de uno y de dos zuritos y algún txiquito llega el momento de descansar y tirada en el sofá y viendo este verde tan bonito, descansada si que me siento...


                                                        
sencillas y relajantes vistas desde mi ventana
Desde mi ventana

Pero se acaba pronto,  porque la segunda meta del viaje es cuidar a mi padre que esta muyyyy mayor...


Espero poder con el, qué difícil es cuidar a los padres envejecidos